Es recomendable realizar una limpieza diaria de la superficie y una limpieza más profunda al menos una vez a la semana. Sin embargo, la frecuencia puede variar según el uso y las condiciones de tu piscina.